rodd_kelley_blog_image

El maestro de primer grado Nathan Lober recuerda los años después del 2000 en la escuela primaria Rod Kelley en Gilroy como “la era del buen soldado”. El distrito alentaba a los maestros a seguir el libro, pasando por cada tema y siguiendo una serie prescripta de estándares curriculares.

Y así lo hicieron, excepto que nunca podían terminar. Siempre se quedaban sin tiempo durante el año escolar, y los estudiantes terminaban con un pobre entendimiento de una amplia gama de conceptos.

Mirándolo en retrospectiva, el problema parece claro, pero el director Luis Carrillo dice que en el momento no lo era. “Estábamos frustrados porque seguíamos tratando distintas cosas”, dice. “Y nada daba resultado. Nuestras calificaciones no cambiaban. Algunos grupos de estudiantes no estaban mejorando en lo más mínimo”.

Carrillo es gran partidario de algo llamado la Matriz de Liderazgo y Aprendizaje. La idea es que éxito no sólo quiere decir obtener buenos resultados, sino tener un entendimiento claro de por qué se están obteniendo esos resultados. Es así como se lidera. Si uno tiene resultados negativos y no sabe por qué los está teniendo, entonces se está perdiendo.

leadership_chart-sp

Carrillo y el personal de Rod Kelley tenían una idea del problema, pero todavía no lo habían identificado, ni mucho menos encontrado una solución. En ese momento, el estado calificaba a las escuelas en relación a otras escuelas con poblaciones similares de estudiantes. Rod Kelley casi siempre se encontraba en el medio, en el mejor de los casos. En el 2008, de diez escuelas, Rod Kelley fue número 5. En el 2009, cayó a 4.

Ese fue el año en el que Carrillo conoció a James Dent. Dent era el director de Eliot Elementary, una escuela primaria cercana que había logrado un crecimiento notable bajo su liderazgo. En una reunión de directores de Gilroy, Dent explicó que la escuela había empezado a “desarticular los estándares”.

En lugar de tomar todo el plan del distrito y el libro de texto, los maestros habían separado los estándares del estado para después planear cómo enseñarían cada uno de ellos en el curso del año. En lugar de acelerar para cubrir materiales del libro de texto que no eran parte de los estándares del estado, Eliot separó lo importante de lo que no servía, dejando tiempo suficiente para que los estudiantes tuvieran un entendimiento firme de todos los conceptos clave.

En sus partes esenciales, esto es lo que ha llegado a conocerse como enseñanza en base a estándares. La idea es conectar todo lo que ocurre en la sala de clase con una serie explícita de cosas que los estudiantes deben saber y poder hacer.

Esa es la cultura que se ha creado aquí. Todos realmente quieren hacer las cosas mejor». – El Director Luis Carrillo
Carrillo entendió el concepto general, pero quería saber más y entonces visitó la escuela Eliot Elementary con un equipo de maestros, incluyendo la maestra de tercer grado Jennifer Evans. “Nuestro entusiasmo era contagioso”, dice Evans.

Ella y otros maestros líderes empezaron a implementar el enfoque de Dent en Rod Kelley. “Es complejo y lleva mucho tiempo. Uno tiene que determinar cuál es la aptitud, luego cómo evaluar esa aptitud, y luego cómo enseñar esa aptitud”, dice Carrillo. Pero “lo intentamos”.

Al mismo tiempo, la escuela desarrolló un nuevo método de instrucción. En cualquier sala de clase se puede ver a los estudiantes participando activamente, tratando con entusiasmo de responder preguntas con un par de señales de mano que se usa en todas las clases.

Los resultados han sido extraordinarios. Tres años después de la reunión con Dent, en el 2013, de 10 escuelas Rod Kelley recibió un 9 en la calificación estatal de escuelas similares.

rodkelley_sp

** Datos para 2014-15. Departamento de Educación de California (CDE) -archivos descargables de investigación para 2014-15 en http://www.cde.ca.gov/ds/dd/

La escuela Rod Kelley estaba bien preparada para el cambio hacia los Estándares Académicos Fundamentales (Common Core). En el primer año de los nuevos exámenes estatales basados en los estándares Common Core, Rod Kelley logró estar entre las mejores escuelas en San Francisco y el Área de la Bahía para estudiantes necesitados.

Como es el caso generalmente con toda transformación escolar, lo de Rod Kelley no fue una cuestión de apretar un botón. No menos importante que las estrategias que la escuela eligió fue el hecho de que el cambio fue liderado por maestros con un fuerte sentido de urgencia. Los maestros siguieron colaborando, con ellos mismos y con otras escuelas, primero Eliot, y luego la escuela chárter que Dent cofundó en el 2011.

“Estamos haciendo a todos responsables”, dice Carrillo. “El foco ha sido altas expectativas para todos los estudiantes, pero también para nosotros. Esa es la cultura que se ha creado aquí. Todos realmente quieren hacer las cosas mejor”.

Este artículo es parte de nuestro informe, «Cómo escuelas de primera categoría dan buenos resultados para todos sus estudiantes», que incluye nuestro marco de referencia delineando seis prácticas clave que impulsan el éxito de las escuelas de alta calidad. Explora el informe para leer más perfiles escolares que muestran cómo se ven estas prácticas en la acción.