Mientras California decide cómo hacer la transición del aprendizaje a distancia a la reapertura de las escuelas, también debemos identificar cómo brindar el apoyo adicional que los niños necesitan para recuperarse, ponerse al día académicamente y prosperar. Los investigadores ya están viendo grandes necesidades en salud mental y estiman que la mayoría de los estudiantes en las escuelas públicas de California necesitarán ponerse al día por un año adicional o más. En este serie de blogs, aprenderá cómo la pandemia está afectando a los estudiantes de comunidades desatendidas, el impacto de la pérdida de aprendizaje y soluciones efectivas para revertir la pérdida de aprendizaje. Las acciones que tomemos hoy tendrán un gran impacto en el futuro de nuestros hijos.


La transición a la enseñanza a distancia y la pérdida de aprendizaje ha afectado a todos los estudiantes. Pero la experiencia de los estudiantes latinos y afroamericanos ha sido dramáticamente distinta, y en muchos casos peor. Hay muchos factores que resultan en la pérdida de aprendizaje. Algunos de los obstáculos críticos que han hecho que los estudiantes latinos y afroamericanos se atrasen más es el acceso fiable a internet y a computadoras, y menos tiempo con sus maestros y sus compañeros de clase.

Los Estudiantes Afroamericanos, Latinos y de Bajos Recursos Reciben Menos

Muchos estudiantes ya estaban atrasados.

Antes de la pandemia, nuestro sistema de escuelas públicas no estaba respondiendo bien a los estudiantes afroamericanos y latinos, estudiantes de bajos ingresos, aprendices de inglés y estudiantes con discapacidades. El racismo sistémico en nuestras escuelas ha dejado atrás a los estudiantes por mucho tiempo. Muy pocas escuelas en California estaban reduciendo la diferencia de oportunidades para los estudiantes afroamericanos y latinos. Por ejemplo, en 2019, sólo tres de cada diez estudiantes afroamericanos estaban a nivel de grado en inglés y sólo cuatro de cada diez estudiantes latinos estaban a nivel de grado en inglés.[1]

Las Escuelas No Funcionando para los Estudiantes Afroamericanos y Latinos

El cierre de las escuelas empeoró las inequidades existentes.

La pandemia del COVID-19 ha creado la crisis más grande de inequidad en la educación de nuestra vida. Los investigadores estiman que hacia fines de este año escolar, los estudiantes afroamericanos y latinos podrían perder de 12 a 16 meses de aprendizaje. En comparación, los estudiantes blancos sólo podrían perder de cinco a nueve meses de aprendizaje.[2]

Los Estudiantes Afroamericanos y Latinos Tienden a Perder Casi el Doble de Aprendizaje

Las inequidades son graves – muchos estudios nacionales han confirmado que el impacto de la pérdida de aprendizaje ha sido peor para los estudiantes afroamericanos y latinos, de bajos ingresos y aprendices de inglés.[3][4][5] Un estudio reciente en California indicó que los estudiantes en los grados 4-7 han sido los más afectados.[6]

Más estudiantes afroamericanos y latinos no tienen acceso digital

Los estudiantes afroamericanos, latinos y de bajos ingresos se están atrasando más que sus pares por la desigualdad en el acceso fiable a internet y computadoras, y por tener menos tiempo de enseñanza con sus maestros y sus compañeros. En California, una de cada cuatro familias de K-12 no tiene acceso fiable a internet. Un 17% de estudiantes en California no tienen una computadora, lo cual los deja completamente desconectados. Si bien todos los estudiantes han sufrido el impacto de la desigualdad digital, los estudiantes afroamericanos y latinos han sufrido el impacto más grande.[7]

Uno de Cada Cuatro Estudiantes en California Carece de Acceso Estable a Internet

Algunos distritos actuaron rápidamente para conseguirles internet y dispositivos electrónicos a las familias. Sin embargo, los estudiantes siguen teniendo dificultades para participar en el aprendizaje porque no tienen acceso a Internet confiable. Muchas familias no pueden pagar Internet y algunas viven en comunidades que carecen de infraestructura de Internet de alta velocidad. Las escuelas también les han proporcionado puntos de acceso o dispositivos poco fiables que se estropean fácilmente.[8] Un 10% de todos los maestros de las escuelas públicas también fueron afectados por la desigualdad digital.[9] Cuando un maestro no tiene acceso a internet o una computadora, el impacto en el aprendizaje del estudiante se vuelve significativamente peor.

Los estudiantes afroamericanos y latinos también recibieron menos tiempo de instrucción con sus maestros

Los estudiantes afroamericanos y latinos son dos veces más propensos que los estudiantes blancos a no haber tenido acceso en vivo a los maestros durante el cierre de las escuelas.[10] Los maestros son unos de los factores más importantes en la educación de un estudiante. Sin embargo, muchos distritos escolares han limitado drásticamente el tiempo de enseñanza que los estudiantes tienen con sus maestros. Por ejemplo, de los cinco distritos más grandes en California, LAUSD les dio a sus estudiantes la menor cantidad de tiempo de aprendizaje en vivo o en tiempo real en el otoño. Los estudiantes de la primaria recibieron menos de 2 horas de enseñanza en vivo por día.[11] La gran mayoría de los estudiantes del LAUSD son estudiantes afroamericanos y latinos de bajos ingresos.

Cuando los estudiantes no tienen acceso a una computadora o internet, o no tienen tiempo con sus maestros y sus compañeros, el impacto a largo plazo puede ser grave. Las investigaciones muestran que los estudiantes sin acceso tienen en general un GPA más bajo que los estudiantes con acceso. Un GPA más bajo resulta en un ingreso anual de $1.4K a $2K menos.[12]

Distintas Experiencias, Distinto Impacto

Cuando las escuelas cerraron, la experiencia con el aprendizaje a distancia fue mucho peor para los estudiantes afroamericanos y latinos que para sus pares de familias de ingresos más altos. Tomemos el ejemplo de Guillermo y April. Guillermo y April estaban en 5° grado y entusiasmados con la escuela secundaria en la primavera de 2020.

Young Latino Boy Using Tablet

Guillermo es un estudiante en el distrito A y viene de una familia de bajos ingresos. Empezó el aprendizaje a distancia sin una computadora, lo cual retrasó aún más su aprendizaje. Para acceder a las clases, Guillermo usó el teléfono de su madre pero eventualmente dejó de hacerlo por la mala conexión y las cuentas altas por el mayor uso de data. Finalmente, a mitad del año escolar, Guillermo recibió una computadora de su escuela. Tuvo dificultades para tener acceso a los materiales en línea, la computadora provista por el distrito eventualmente empezó a fallar, y Guillermo no recibió suficiente apoyo técnico de su escuela.

Su escuela ofrecía sólo dos horas de enseñanza en vivo por día. Guillermo tiene dos hermanos en su casa y la familia sólo puede pagar una conexión lenta de WiFi. Todos los hermanos comparten el mismo dormitorio, lo cual hace difícil concentrarse en las lecciones. Guillermo no podía activar su cámara para participar de la clase por la lenta conexión de internet, de manera que ha sido prácticamente invisible para sus maestros. Los padres de Guillermo han vuelto al trabajo después de ser despedidos cuando empezó la pandemia, entonces él y sus hermanos ahora están en casa más seguido sin ninguna supervisión.

Young White Girl Distance Learning

Es una historia muy diferente con April. Ella va a la escuela en el distrito B y viene de una familia de más altos ingresos. La primera vez su madre pudo ayudarla a acceder materiales, agendas y asignaciones con Google. April tenía cinco horas de enseñanza en vivo vía Zoom y tareas que podía completar sin ayuda. April ha tenido el doble de tiempo que Guillermo con sus maestros y sus pares. April y su hermano tienen cada uno su propio dormitorio, lo cual les permite tener un lugar tranquilo para concentrarse en el aprendizaje a distancia. April estaba teniendo dificultades en matemática y entonces sus padres contrataron a un tutor privado para que trabaje con ella en clases individuales dos veces por semana.

Es muy probable que April estará bien. Pero ¿y Guillermo? El costo académico y emocional sobre él ha sido extremo. ¿Cuáles son sus perspectivas ahora para ingresar a la universidad?

Guillermo y April no son únicos. Están viviendo directamente las inequidades en nuestro sistema educativo. Durante el aprendizaje a distancia, muchos estudiantes perdieron acceso a los recursos más esenciales. Sin embargo, los estudiantes afroamericanos y latinos de familias de bajos ingresos estarán más atrasados porque tuvieron mucho menos acceso a dispositivos electrónicos e internet fiable, y menos tiempo con sus maestros y sus compañeros.

Durante el último año hemos escuchado a cientos de padres en todo California compartir cómo la pandemia y la enseñanza a distancia están afectando el presente de sus hijos y potencialmente su futuro. Vea más aquí sobre lo que los padres les están pidiendo a los legisladores.

Tomar medidas ahora

Los legisladores de CA y el gobernador están tomando decisiones importantes en este momento sobre el presupuesto estatal para el próximo año escolar. Los padres líderes de Innovate de todo el estado se están reuniendo con ellos y alzando nuestras voces para decirles que debemos invertir más para apoyar la salud mental y la recuperación académica de los niños debido al COVID-19.

 


[1] Departamento de Educación de California, Archivos de Evaluación del Progreso y Rendimiento de Estudiantes de California (CAASPP por sus siglas en inglés), 2018-19.
[2] McKinsey & Company, COVID-19 y pérdida de aprendizaje: las disparidades aumentan y los estudiantes necesitan ayuda, diciembre 2020.
[3] Stanford CREDO, Estimaciones de pérdida de aprendizaje en el año escolar 2019-2020, octubre 2020.
[4] Curriculum Associates, Los datos nacionales cuantifican el impacto de la pérdida de aprendizaje de COVID; plantea preguntas sobre las pruebas en el hogar, octubre 2020.
[5] Amplify, COVID-19 significa que más estudiantes no están aprendiendo a leer, febrero 2021.
[6] Policy Analysis for California Education, COVID-19 y la crisis de equidad educativa: evidencia sobre la pérdida de aprendizaje de la colaboración de datos CORE, 25 de enero, 2021.
[7] Common Sense Media y Boston Consulting Group, Cerrando la brecha digital K-12 en la era del aprendizaje a distancia, 2020.
[8] Richards, Erin, Elinor Aspegren, y Erin Mansfield, Un año después de la pandemia, miles de estudiantes aún no pueden obtener WiFi confiable para la escuela. La brecha digital sigue siendo peor que nunca, USA Today, Gannett Satellite Information Network, 4 febrero, 2021.
[9] Common Sense Media y Boston Consulting Group, 31-32.
[10] McKinsey & Company, COVID-19 y pérdida de aprendizaje: las disparidades aumentan y los estudiantes necesitan ayuda, diciembre 2020.
[11] LAUSD-UTLA, 2020-21, Contrato de aprendizaje a distancia, agosto 2020.
[12] Common Sense Media y Boston Consulting Group, Mirando hacia atrás, mirando hacia adelante: lo que se necesitará para cerrar permanentemente la brecha digital K-12, 2020.
 


Innovate Public Schools is a nonprofit community organization that builds the capacity of parents and educators working together to create excellent and equitable public schools.